El magazín del Sur de León Sábado, 21 de octubre de 2017 Última actualización: 16:33
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
R. Meléndez
Viernes, 6 de octubre de 2017
Cuatro Mosqueteras en Grecia. Capitulo 4

Mykonos, la isla del viento

Guardar en Mis Noticias.

[Img #33589]

Miconos o Mykonos (ambas formas son válidas) es una de las islas griegas más populares. Famosa por su fiesta es punto de destino de fiesteros de todo el mundo, siendo considerada la Ibiza griega. Esta ínsula, antiguo hogar de piratas, es también famosa entre la comunidad gay. Existen playas, discotecas y númerosos bares de ambiente. En Mykonos conviven el más exquisito glamour y el estilo hippy.

 

Pero por si algo es conocido Mykonos es por su viento. El clima es mediterráneo y el calor puede llegar a ser sofocante, las temperaturas se aguantan gracias al viento. Más de 200 días al año de viento (ahora entiendo lo de los molinos). Al colgar fotos de molinos en las redes sociales alguno me comentó que si estábamos por la ‘Mancha’ griega y la verdad es que el conjunto de molinos de viento que se encuentran en uno de los extremos de la capital de la isla, también conocida como Mykonos (aunque localmente se la conoce como Jora)

[Img #33588]

Casas de un blanco inmaculado con puertas y ventanas de un azul intenso componen una maravillosa estampa que conquistan nada más pisar la isla. A este conjunto se suman los molinos vientos que caracterizan la isla. En un extremo de la ciudad están cinco de estos molinos mirando al mar en lo alto de un acantilado. Hay más en otras zonas de la localidad, algunos visitables.

 

Ya de camino desde el hotel -paseando a 10 o 15 minutos del centro- nos llamó la atención lo sucios que iban los coches. La mayoría de ellos cubiertos con una fina (o gruesa) capa de polvo. Días posteriores comprobamos que esto es muy característico, algo típico digamos. Además, no he visto ni un solo lavadero de coches por lo que creo que sería un buen negocio, aunque… en Mykonos tienen un grave problema con el agua y por eso quizá no existan.

[Img #33579]

Pero volvamos a los molinos. Muy parecidos a los de la Mancha recuerdan bastante al conjunto de Consuegra -eso sí más pequeños-. Aquí el postureo fotográfico es obligado pero hay que luchar contra el viento. Os aseguro que nosotras lo pasamos. Desde esta zona se ve el barrio más característico de Mykonos, denominado como la Pequeña Venecia (un conjunto de casas con las galerías abiertas al mar). Sin embargo, debido al viento (y al ‘fresquito’) optamos por ‘callejear’.

 

[Img #33590]Mykonos es bonito se mire como se mire. ¡Merece la pena hasta fotografiar el suelo! El pavimento está elaborado con grandes piedras y el borde entre ellas está pintado de blanco. El resultado es simplemente espectacular.

 

Nuestro primer contacto en Mykonos con la comida griega fue en Nikos Place. Musaka y una variedad de pastas fueron nuestras elecciones. Por supuesto no faltó el entremés típico tzatziki (a mí ya me tenía conquistada… y pensar que no me gusta el pepino).

 

Tras un paseo por el puerto y visitar algunas de las tiendas que llenan las calles decidimos ir al hotel donde la opción de la piscina la descartamos por el frío y viento (y las nubes). Aquí la mitad de la expedición decidimos visitar un pub que estaba al lado de nuestro hotel con una decoración espectacular y unas vistas al mar únicas. Desde aquí y con capuchinos disfrutamos del atardecer (eso sí…entre nubes)

 

Debido a lo desapacible de la jornada decidimos no salir ‘muy lejos’ y probar suerte para cenar en un ‘chiringuito’ muy cercano. A pesar de la conocida fiesta de Mykonos (Paradise y Superparadise) optamos por un plan tranquilo. Las referencias del Trip Advisor eran buenas pero al pasar no nos había parecido muy bueno. Pero nos arriesgamos y probamos suerte. La verdad es que no defraudó. Además de más comida griega (todo riquísimo) degustamos el vino griego (blanco)  y unos licores muy ricos tras el postre.

[Img #33592]

Las predicciones de viento continuaban y planeando las opciones para el día siguiente decidimos que no iríamos a Delos (en esta isla se encuentra uno de los principales yacimientos arqueológicos del país). Además de la travesía en barco (que con el viento no se preveía buena) nos hizo desistir de nuestras intenciones el hecho de que el lunes probablemente el yacimiento no pudiera visitarse.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Leonsur Digital
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress