El magazín del Sur de León Sábado, 18 de agosto de 2018 Última actualización: Lunes, 19 de marzo de 2018 08:46
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Cultura - Historia y Patrimonio
Redacción
Lunes, 14 de septiembre de 2015
VILLAQUEJIDA

La capilla del Cristo cumple 250 años de historia

Guardar en Mis Noticias.

Villaquejida celebra hoy, con gran solemnidad y con la presencia del obispo de la diócesis, las dos centurias y media de la construcción de la capilla del Cristo, convertida en la actualidad en iglesia parroquial

[Img #17901]La actual iglesia parroquial de Villaquejida es la capilla del Cristo que cumple 250 años de historia. Para ello hoy lunes, a las 13:00 horas, tendrá lugar una ceremonia religiosa para su celebración que contará con la presencia del obispo de León, Julián López. 

 

Esta capilla es la segunda que el pueblo de Villaquejida construyó para albergar y venerar la imagen del Cristo. La primera, ya desaparecida, más humilde y de menores dimensiones, estaba situada al lado de la actual, hacia el oeste.

 

A mediados del siglo XVIII, se consideró que esa primera capilla era demasiado reducida para recibir a tantos devotos como acudían desde distintas localidades de las provincias de León y Zamora. Don Pedro Escuredo y Colino, cura párroco del lugar por entonces, decidió construir una nueva capilla, mucho más amplia y de más elevado esplendor.

 

Las obras comenzaron en 1755 y se prolongaron durante diez años, con desigual  ritmo en consonancia con el dinero disponible. Los ingresos con los que se contaba para hacer frente a tan costosa obra procedían sobre todo de las limosnas de los fieles devotos, tanto en metálico como sobre todo en especie -trigo y cebada fundamentalmente-. La renta de las tierras que poseía la capilla y los intereses de los censos a su favor eran otras de las fuentes de ingresos.

 

El primer director de las obras fue el maestro de arquitectura Domingo Piñeiro. La parte final, arcos del crucero y cúpula, corrió a cargo de los arquitectos José Sánchez Escandón y su hijo Manuel, vecinos de Valderas.

 

Algo más de un centenar de obreros, entre las distintas etapas, estuvieron trabajando en la construcción de la capilla. Salvo los especialistas, el resto de los obreros serían, probablemente, vecinos de Villaquejida. Es de suponer que algunos trabajos fueran realizados mediante hacendera vecinal, lo que contribuiría a abaratar el coste final de las obras. El coste total de la obra ascendió a 48.132 reales de vellón.

 

El 24 de septiembre de 1765 el obispo de Oviedo don Agustín González Pisador visita Villaquejida y contempla, con grato asombro, la nueva capilla del Cristo, recién terminada. Su impresión y sus palabras han quedado recogidas en el libro de fábrica de la iglesia parroquial: “Asimismo visitó Su Señoría Ilustrísima la suntuosa nueva y lucida capilla de la sagrada imagen del Santo Cristo de Villaquejida, y habiendo reconocido lo precioso y magnífico de su fábrica material en que echó de ver la aplicación y fatiga con que se ha esmerado el Cura en esta obra a que notablemente ha concurrido el celo de la Justicia y devoción de los fieles deste pueblo, en consideración de ello públicamente dio Su Señoría  Ilustrísima las más debidas gracias al citado cura, Justicia y vecinos con el más sincero corazón y gozosa voluntad por haber dedicado su piedad a obra tan gloriosa, culto y honor del Santo Crucifijo de quien espera recibirán todos el premio abundante a su religioso trabajo”.

[Img #17900]

El retablo del altar mayor fue construido unos años más tarde, entre 1773 y 1775, con un coste total de algo más de 25.100 reales. Su autor fue el escultor de Benavente Lorenzo Iván. El dorado se hizo en 1782, tal como consta en la inscripción que se encuentra en el zócalo del propio retablo: "Se doró este retablo a expensas de sus devosots siendo cura D. Juan Santiago y Mayordomo Andrés de Andrés. Año 1782". El dorado se llevó a cabo bajo la dirección del “maestro dorador y pintor Joaquín Garrido, vecino de la villa de Benavente”. El importe del dorado fue de 18.768 reales.

 

El resultado final, juntamente con los añadidos y arreglos posteriores, ha sido, como a simple vista se puede observar, magnífico: una esbelta iglesia y un bello y grandioso retablo.

 

A finales del siglo XIX la iglesia parroquial de Santa María de las Eras se derrumbó, y la que nació como capilla, la capilla del Cristo, posteriormente ampliada en su parte trasera, se convirtió en iglesia parroquial.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Leonsur Digital
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress