El magazín del Sur de León Miércoles, 23 de mayo de 2018 Última actualización: Lunes, 19 de marzo de 2018 08:46
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Rosa Quintanilla, Sara Herrero y Rosa María Fernández
Domingo, 4 de marzo de 2018
Manifiesto elaborado por Rosa Quintanilla, Sara Herrero y Rosa María Fernández, miembros del Consejo General de UPL, máximo órgano del partido

¿Por qué se celebra el 8 de marzo?

Guardar en Mis Noticias.

Como todos y todas sabéis, el 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer. Esta fecha conmemora el 8 de marzo de 1909, cuando 129 empleadas de la fábrica textil Cotton de Nueva York fueron asesinadas al prender su propio dueño fuego a la fábrica mientras todas ellas se encontraban dentro haciendo una protesta que exigía derechos laborales. Además, el color del feminismo es el violeta (curiosamente casi como el de la UPL) porque, según se dice, el humo que brotaba de aquel incendio era color violeta, como las telas que allí se encontraban ese día.

 

El 8 de marzo de 2018, Día Internacional de la Mujer, se ha convocado una huelga nueva, inédita, una huelga de las mujeres, que grita quererlas "libres, vivas, feministas, combativas y rebeldes". Desde Unión del Pueblo Leonés, queremos hacer un llamamiento a secundar los paros, para todas las mujeres que podamos y por todas las mujeres que no pueden. El significado de esta huelga no es como las demás.

 

Las movilizaciones y la huelga están convocadas en más de 150 países, por lo que se trata de un paro internacional de mujeres y UPL apoya a esta movilización. En 2017, ya en varios lugares, como Polonia o Argentina, se inició un movimiento en pro de esta iniciativa. Entonces, en España y otros 57 países se convocaron paros entre las 12.00 h y las 12.30 h. Este 8 de marzo de 2018, sin embargo, se pretende conseguir ampliarlo al total de la jornada. 

 

En nuestro país la presente convocatoria ha nacido del colectivo feminista, en las calles, coordinado por la Comisión 8 de marzo, y a la que se han sumado los sindicatos:

-UGT y CCOO con paros parciales de dos horas (apoyados por PSOE)

-CNT, CGT, Intersindical y Cobas  proponen paros totales de 24 horas (apoyados por IU y PODEMOS).

 

Destacar que los dos partidos PP y CUIDADANOS no apoyan la convocatoria y que Unión del Pueblo Leonés no sólo apoya la huelga de 24 horas, sino que además está hoy aquí representado por tres mujeres y apuesta por la igualdad real entre hombres y mujeres, la paridad en las listas electorales y la defensa del papel que ha ocupado la mujer a lo largo de la historia.

 

Especialmente dramática es la situación de las mujeres en el medio rural que ven mermadas sus posibilidades de empleo, formación, desarrollo de sus capacidades humanas, académicas y sociales, etc, relegándolas a un segundo plano dentro de la actividad laboral desarrollada por su pareja. Este es uno de los motivos fundamentales por los que el medio rural se está despoblando.

 

¿Quiénes estamos llamadas a hacer huelga?

El 49, 6 % de la población mundial somos mujeres. Todas las mujeres estamos llamadas a la huelga. La huelga feminista no es una huelga al uso, no solo afecta a las fábricas, oficinas o despachos: se conforma como una llamada contra cualquier tipo de violencia que viven las mujeres por ser mujeres con el fin de demostrar que, si nosotras paramos, se para el mundo. Por lo tanto, nos incluye a todas. A las que tenemos empleos remunerados y a las que trabajamos en casa o en las de otros, a las que cuidamos niños, mayores, o personas dependientes, a las de las ciudades, a las de los pueblos, a las de todos los orígenes, a las de todas las identidades. A todas nosotras, esta huelga nos invita a parar, a dejar por unas horas de sacarlo todo adelante para que la sociedad se dé cuenta del valor que aportamos.

 

¿Qué significa una huelga feminista?

La huelga del 8M es feminista porque no es una huelga al uso, no se limita a una huelga laboral. En primer lugar, la del 8M es una huelga de cuidados, una huelga del trabajo doméstico, educacional, del soporte emocional. El 8M se propone que las mujeres dejemos de realizar todas esas actividades, tan invisibles, muchas veces no pagadas y de las que solemos encargarnos. Se trata de hacer ver que, sin todo ese trabajo silencioso, el resto del mundo se cae, y es necesario ponerlo en valor.
La convocatoria implica, también, una huelga de consumo, es decir: llama a no ir a comprar ese día para denunciar que los cuerpos de las mujeres no son reclamos de consumo, y la tiranía estética a la que nos somete el mercado.

 

También es una huelga laboral que quiere poner sobre la mesa desigualdades como son la brecha salarial, el 'techo de cristal' —las dificultades extra que tienen las mujeres para alcanzar puestos de dirección o incluso representar cargos públicos como nosotras—, la precariedad laboral de las mujeres, las jornadas reducidas impuestas o la feminización de la pobreza en nuestros tiempos, pese a que en la actual crisis económica en que se encuentra sumida todavía la economía de nuestro país, y de manera especial nuestra región, la leonesa, hemos sido las mujeres nuevamente el pilar de la sostenibilidad .

 

Como dato destacar que las mujeres trabajamos gratis una media de 53 días por año y que en la hostelería por ejemplo el salario de una mujer es un 25% de media más bajo que el de un hombre. También reseñar que en conciliación, somos las mujeres las que acabamos cediendo al cuidado familiar, y  que desde UPL queremos apoyar la equiparación en la baja maternal y paternal.

 

Del mismo modo, estamos llamadas a la huelga todas las mujeres del sector educativo para reclamar "una educación pública, laica y feminista", potenciadora de la igualdad real entre seres humanos, sin condicionantes por razón de sexo. Desde nuestro partido entendemos que el gran paso que debe dar esta sociedad para lograr la igualdad real entre hombres y mujeres, pasa indudablemente por la educación.

 

Acabar con los comúnmente denominados “trabajos de las mujeres”, entendiendo por tales cocinar, hacer la compra, cuidar a los hijos/as, etc es otra de nuestras reivindicaciones. Nadie tiene que ayudar a nadie, la casa, los hijos o la compra deben ser tareas compartidas, pero la realidad es que según las encuestas, las mujeres dedicamos el doble de horas a estos menesteres que los hombres.

 

Por otra parte, no queremos olvidar que la violencia contra la mujer constituye una manifestación de unas relaciones de poder históricamente desiguales entre el hombre y la mujer, que han conducido a que algunos hombres sigan dominando a la mujer y discriminando contra ella, impidiendo su adelanto pleno. Y es uno de los mecanismos sociales fundamentales por los que se reduce a la mujer a una situación de subordinación respecto del hombre”. Ejemplo de ello es la definición que la Real Academia de la Lengua nos ofrece de la palabra ”concejal”, donde su primera acepción es: miembro de una corporación municipal, y la segunda: mujer del concejal.

 

También queremos reseñar nuestra preocupación con los adolescentes, es necesario realizar un trabajo educacional preventivo ya que se está experimentando un alza en la violencia machista entre los jóvenes.

 

La violencia machista es la consecuencia de la desigualdad estructural y de la falta de reconocimiento hacia las mujeres, y los feminicidios representan la escenificación más extrema y brutal de la desigualdad. La defensa de la igualdad real y efectiva y la erradicación de la violencia de género es una prioridad para nuestro Partido, para UPL, por responsabilidad y porque así lo exige la gravedad de la realidad del día a día de miles de mujeres y de sus hijos e hijas menores, que viven en esa violencia y que son también asesinados para infligir el mayor daño posible a sus madres.

 

Menores que ya son reconocidos por ley como víctimas directas y a los que debemos una atención global y completa para responder a sus necesidades y ofrecerles asistencia especializada; judicial, social y psicológica, dadas las graves consecuencias de la violencia machista para su desarrollo vital.

 

Como muestra, los Centros de Acción Social del Ayuntamiento de León, dentro del modelo de atención integral a las mujeres víctimas de violencia de género ‘Violencia Cero’ que coordina todos los recursos para la atención y prevención de la violencia hacia la mujer, han atendido en 2017 a 122 mujeres víctimas de violencia de género. Se trata de una cifra escalofriante y la acción gubernamental no será suficiente sin la corresponsabilidad y la implicación del conjunto de la ciudadanía. Porque no es un asunto privado; se trata de un problema que afecta, ataca y agrede no solo a la mujer víctima y a sus hijos e hijas, sino a la sociedad en su conjunto.

 

Con esta reivindicación a la Unión del Pueblo Leonés nos gustaría reescribir la historia y que pronto el movimiento feminista deje de ser necesario en nuestra sociedad y que de esas 122 mujeres atendidas en nuestra ciudad víctimas de la violencia de género, la estadística pase a “Violencia Cero”.

 

UPL con la huelga del 8 de marzo, UPL con la igualdad real entre hombres y mujeres, UPL con vosotras, UPL con nosotras. Porque todas somos importantes, todas somos necesarias y " el feminismo no se basa en odiar al hombre, sino en la igualdad de derechos entre ambos sexos, y en la lucha contra la absurda distinción entre géneros".

Noticias relacionadas
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Leonsur Digital
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress